Google+ Followers

viernes, 11 de noviembre de 2016

Film: Ouija (2016) - Un buen film para los amantes del más allá....

                                       


En 1965, Los Ángeles, una madre viuda y sus dos hijas añaden un nuevo truco para reforzar su negocio de scam de la seance y involuntariamente invitar el mal auténtico en su hogar. Cuando la hija más joven es alcanzada por un espíritu despiadado, la familia se enfrenta a temores impensables para salvarla y enviar a su poseedor de vuelta al otro lado.

Director: Mike Flanagan

Escritores: Mike Flanagan , Jeff Howard

Estrellas: Elizabeth Reaser , Lulu Wilson , Annalise Basso

                                                                         

La extraña casa de los muñecos - Buenos Aires

Rarezas que les quiero mostrar un lugar de esos que no sobran en ningún lado, y vuelven a la ciudad de Buenos Aires un lugar más misterioso para habitar.
Resulta que un día con unos amigos íbamos caminando por Lambaré (entre corrientes y sarmiento) y yo como un boludo mire para arriba al lado de un edificio un poco (bastante) descuidado y casi me llevo el susto de mi vida, porque lo que teníamos encima nuestro era lo siguiente :

UN MONTÓN DE MUÑECOS Y MUÑECAS



todas están en un estado digno de una película de terror , y para empeorar las cosas muchas están en pose, algunas incluso están sentadas en una hamaca!



Abajo hay un negocio de antigüedades, siempre que se pasa al lado, adentro parece abandonado, pero igualmente siguen subiendo y bajando las rejas del negocio.









Venecia: la Isla de los muertos: Cementerio "San Michele" . Vídeo e imágenes


La isla de San Michele ha sido el cementerio de Venecia desde principios del siglo XIX. Anteriormente, en realidad eran dos islas las que conformaban a este lugar, pero éstas fueron unidas y ahora la Isla de San Michele está dedicada enteramente a aquellos que ya partieron, siendo ocupada en su totalidad por iglesias y por largas filas de tumbas.

Existen otros cementerios famosos en Europa, como el Père Lachaise en París que atrae a muchos turistas. Sin embargo, en Italia, los cementerios normalmente no son destinos turísticos.

En San Michele es posible encontrar tumbas de grandes personajes que descansan en su última morada, incluyendo a Igor Stravinsky, Joseph Brodsky, Sergei Diaghilev, Ezra pound y Luigi Nono entre otros.
               
                                                   





domingo, 6 de noviembre de 2016

15 gifs de terror...Para no dormir!


















Rufina Camaceres: Enterrada viva. Buenos Aires - Argentina- La historia

                                                 
La primera de las historias es la conocida y trillada “Dama de Blanco” de la Recoleta, y corresponde a la trágica muerte de Rufina Cambaceres, hija del escritor Eugenio Cambaceres y la bailarina italiana Luisa Baccichi (“La Bachicha”). Madre e hija quedaron solas tras la muerte del escritor, y por ser miembros de la alta sociedad de fines del siglo XIX, la italiana llegó a ser “la querida” del futuro presidente Hipólito Yrigoyen.

En ese entonces, Rufina tenía tan sólo catorce años. Testimonios de la época dicen que la joven era hermosa, por lo que muchos jóvenes la pretendían, pero ella les era indiferente, tal vez por su personalidad tímida e introvertida.

Cuando creció, la madre viuda de Rufina se convirtió en la pareja de Yrigoyen. El 31 de mayo de 1902 la joven cumplía 19 años y su madre, Luisa, había organizado una salida al teatro Colón, para escuchar lírica.

Finalizado el festejo, llegaba el momento de partir hacia el teatro pero Luisa escuchó un grito aterrador de una de las mucamas, que había encontrado el cuerpo de la joven tirada en el piso y muerta. 
31 de mayo de 1902. 
Aquí aparecen varias leyendas: una cuenta que Luisa mantenía relaciones con el novio de Rufina y que su mejor amiga le dio la noticia, causándole tal disgusto que cayó al suelo.

En un libro de Victoria Azurduy figura una versión un tanto escalofriante: Luisa y su amante don Hipólito suministraban un somnífero a su hija para poder encontrarse clandestinamente. Esa noche se les fue la mano con la dosis y Rufina entró en un coma profundo, del cual despertó en su tumba.
                                         

Una tercera variante de la historia cuenta que Rufina logró salir de su ataúd y que al encontrarse sola y de noche en pleno cementerio, murió de un ataque al corazón. En este punto, hay quienes dicen que el ataúd se encontró abierto.

CASOS DE ENTERRADOS VIVOS - VÍDEO


                                                                   

Alias "Mate Cocido" : Otro Bandido rural argentino. (Casos reales)

                  
Se llamaba Segundo David Peralta, pero para el mito fue Mate Cocido. Había nacido en Monteros, Tucumán, el 3 de marzo de 1897. La leyenda lo presenta como el bandido que robaba a los ricos y ayudaba a los pobres; otros afirman que en realidad vengaba a los pobres, y no faltan los que aseguran que los representaba políticamente. Se habla de su coraje, su inteligencia y generosidad, de sus ideas anarquistas y de su prédica solidaria. Demás está decir que la competencia entre leyenda e historia, la gana de punta a punta la leyenda.

Un célebre chamamé escrito por Nélida Argentina Zenón, canciones firmadas por Adrián Abonizio y León Gieco, relatos orales de quienes lo conocieron, tejieron una trama que ningún historiador pudo deshacer. Mate Cocido fue y será para siempre el bandido romántico, el Robin Hood de los pobres, el enemigo de la Forestal, Dreyfus, Clayton o Bunge y Born, el delincuente que ni la policía, ni los gendarmes, ni las promesas de recompensas cada vez más altas, lograrán derrotar.

Se dice que la Gendarmería se creó a pedido de Bunge y Born para perseguirlo. Puede ser. Se dice que para los gerentes de las multinacionales era una pesadilla. Tal vez. Yo sinceramente , no creo que haya sido para tanto, aunque sí me atrevería a decir que entre Mate Cocido y Galimberti, me quedo toda la vida con Mate Cocido. Más leal, más derecho, más hombre.

La leyenda se transforma en mito cuando el personaje vence las leyes de la lógica. Algo así ocurrió con nuestro héroe. No murió, no lo mataron; desapareció sin dejar huellas. Una delación, un tiroteo a orillas de las vías del ferrocarril, una ametralladora que se traba y Mate Cocido se pierde en la espesura. Para esa fecha tenía cuarenta y dos años. Era relativamente joven y estaba en la plenitud de sus energías. La Gendarmería y en particular el comisario Guillermo Solveyra Casares lo rastrearon por cielo y tierra. Siguieron sus huellas -o los rumores sobre sus huellas- por Añatuya, Corrientes, Asunción, Villarica, Lambaré, hasta que se dieron por vencidos. Mate Cocido murió en el monte como consecuencia de las heridas o se lo tragó la tierra o está en el Olimpo donde moran los grandes dioses de la historia.

Su mujer, Ramona Romano y su hijo Mario vivieron hasta hace pocos años y, según sus palabras, nunca más supieron nada de él. A partir de allí todos son rumores y leyendas. Se dijo que vivió y murió en Asunción protegido por un militar; se dijo que lo vieron en un prostíbulo de Salta; se dijo que estuvo en Rosario y fue puntero del peronismo; se dijo que vivió en Santa Fe; se dijo que murió abatido por el cáncer; se dijo y se dijo, pero pruebas concretas, ninguna.

Se sabe que tres meses después de su huida mandó una carta a la revista Ahora, explicando sus puntos de vista. La carta está firmada por uno de sus apellidos truchos: Manuel Bertolotti. Allí explica los motivos que lo arrastraron al delito y se luce hablando mal de la policía. En algún momento dice: “No soy un delincuente nato. Soy una fabricación por las injusticias sociales y por las persecuciones gratuitas de una policía inmoral y sin escrúpulos”.

Bandido rural de Argentina: Juan Bautista Bairoletto (Leyenda)



Era hijo de los inmigrantes italianos Vittorio Vairoletto y Teresa Bondino. Juan Bautista fue el quinto hijo de ese matrimonio y habría nacido el 11 de noviembre de 1894. En una orden de captura podía leerse su descripción; ojos azules o verdosos, cara granosa, pelo rubio y peina con raya al medio. Estatura 1,68 metros. Se sabe que vestía bombacha de campo, camisa oscura y chambergo con pañuelo al cuello calzando alpargatas o botas. Tenía dos tatuajes, uno con la figura de una mujer y otro un triángulo encerrando el número 13 y sus iniciales; J.B.

                                                    
Como en todos los mitos populares las múltiples hazañas que se le atribuyen no pueden ser verificadas. Se cuenta que haciendo gala de su astucia, cuando murió su padre concurrió al velatorio en el rancho rodeado de fuerzas de seguridad que lo estaban esperando. Ningún efectivo se dio cuenta que esa mujer que llegó casi a medianoche vistiendo luto, llorosa, con un niño entre sus brazos y otro colgado de sus polleras era Bairoletto. Se dice que los civiles presentes se dieron cuenta del engaño pero callaron para protegerlo. Luego se supo que los niños eran los nietos del dueño del carruaje en que llegó “la señora”.

Cansado de huir pacta su entrega con la condición de no ser herido. Se cumple el pacto y es encarcelado. Luego de casi dos años es liberado pero muy desmejorado de salud. Retorna a Castex para reencontrarse con su familia y con Dora. Esta vez ella le rompe el corazón saliendo con otro hombre. Desde ese momento Vairoletto se convirtió en un hombre sombrío. Se relaciona con los políticos locales y cae varias veces detenido por pocos días. Deja Castex y se muda a Victorica. Allí vuelve a ser detenido y pasa varios meses en la cárcel de Santa Rosa. Al salir ya tiene una idea fija, nunca volver a prisión.

Préstamo a tasa cero

Otra hazaña que se le atribuye a Bairoletto es un curioso préstamo y devolución en pocas horas. Se dice que ya como bandolero, en conocimiento que una viuda iba a ser desalojada de su chacra por una deuda que no podía pagar. Bairoletto le dice que la va a ayudar. Concurre a la estancia de un poderoso ganadero de la zona y le pide un préstamo comprometiéndose a devolverlo en pocos días. Le entrega el dinero a la viuda para que pague su deuda sin pedirle nada a cambio. El acreedor concurre a cobrar el dinero y cuando regresaba se encuentra con Bairoletto, quién Winchester en mano que le exige la entrega del dinero. Luego devuelve el dinero al hacendado sin tocar una sola moneda.

Otra vez el amor
                                                         

Cansado de huir, matar y robar Juan decide dejar esa vida. Regresa con su novia Telma Ceballos, ella 14 y él 41. Ella queda embarazada y entonces deciden retirarse a una chacra en General Alvear, Mendoza, bajo el nombre de Francisco Bravo. Viven un tiempo felices y tienen dos niñas. Un ex cómplice, el Ñato Gazcón, lo delata y a las 5 de la mañana del 21 de enero de 1949 con el rancho rodeado le dan la voz de alto.

Ñato Gascón, el “amigo” que lo traicionó.El ñato Vicente Gascón, compañero de andanzas y entregador de Vairoleto.

-¡Entregate Bairoletto!

-¡Vengan a buscarme!- Dice Telma que su marido gritó empuñando sus dos revólveres. En el feroz tiroteo hiere a varios policías y también es herido. El último tiro se lo pega él. Meses después el traidor Gazcón aparece misteriosamente apuñalado en un campo de la pampa.

Entrevista a Telma Ceballo

“Juan Bairoletto fue un hombre bondadoso, ayudaba a los pobres”
A pesar de su frágil salud, la mujer que compartió su vida y tuvo seis hijos con el mítico personaje, habló con Tiempo Argentino. “Él se volvió así por cómo lo trató la policía”, dijo.

Juan fue un hombre bondadoso. En el campo, donde vivíamos, ayudaba a los pobres. La gente lo quería mucho”, dice Telma Ceballos, que hoy cumple cien años. Es la viuda de Juan Bautista Bairoletto, considerado por muchos el último Robin Hood argentino.

A pesar de su salud frágil, Telma dialogó con Tiempo Argentino y recordó al hombre detrás del mito. Cuando Juan murió, Telma dejó la casa que compartía con él en General Alvear, en Mendoza. Actualmente vive con su hija Juana en la capital provincial. ¿Por qué algunos persisten en asociar la figura de Bairoletto a la de un bandido? Luego de un largo silencio, Telma contesta: “Quizá los primeros años lo haya sido, pero para mí fue por los maltratos que le dieron a él en la cárcel, y por cómo lo trató la policía. Después, fue un hombre bueno, con muchos amigos que siempre lo defendieron.”

La mujer prefiere reivindicar el lado humano, y no mítico, del hombre con quien tuvo seis hijos. “Cuando ya no tenía escapatoria, y temía por nuestro futuro, el mío y el de mis hijos, mi esposo decidió tomar esa medida (el suicidio), para que sus enemigos nos dejen tranquilos”. Juana, su hija –e hija de Bairoletto–, agrega: “En realidad, gracias a un libro que escribió mi hijo, y al interés de mi hijo por mi padre, es que la gente de aquí de Mendoza se enteró que éramos familiares directos de Bairoletto. Yo tengo ahora 70 años, y recién a los 65 recuperé mi apellido paterno, porque no queríamos llamar la atención”.

El hijo de Juana, Favio Erreguerena, estudió al personaje y al hombre, y escribió un libro escuchando el relato de la abuela Telma. “Sucede que cuando mi padre falleció –añade Juana–, mi madre se mudó porque no quería tener relaciones con ningún amigo de él. A mí me pone contenta cuando se enteran de que soy hija de Bairoletto, y me dicen: ‘Tu abuelo era amigo del mío, y mi mamá me comentaba que él era muy amable.”

Amable, sí, pero también furioso cuando quería serlo. Porque Bairoletto fue el último “gaucho alzado”, es decir, el último gaucho rebelde al que asfixió una nueva época, más moderna e institucional. Como suele decirse, Bairoletto murió en tiempos en que nacía una nueva Argentina, y en que la industria imponía códigos urbanos, legales, a todo el territorio nacional. Adorado y odiado en partes iguales, cosechó sólidos vínculos con el mundo de la delincuencia, pero también con figuras menores que levantaron las banderas del anarquismo rural. Porque murió violentamente (prefirió suicidarse antes de caer abatido por una redada policial, el 14 de septiembre de 1941), se convirtió inmediatamente en un mártir, cuya fama excedió a la región en la que vivió y murió.

Bairoletto fue el segundo de seis hijos. Adoraba los prostíbulos y las casas donde se apostaba fuerte. El mito dice que robaba a los ricos y ayudaba a los pobres, o a sus amigos. En la década de 1930, se lo hacía responsable de todos los crímenes. A su funeral, asistieron miles de personas llegadas desde La Pampa, donde había nacido. Hoy peregrinan hasta en su mausoleo cada vez más fieles.

Hoy, su esposa cumple 100 años de vida. “¿Si vendrá gente del gobierno al festejo? Nooo, de ninguna manera”, dice Juana, fiel a la tradición anarquista de su padre. «¡la pampa te ha de vengar!«

Muchas obras se inspiraron Bairoletto, entre ellas, el ensayo compuesto por su nieto, Favio Erreguena. El cine lo honra con una película dirigida por Atilio Polverini y protagonizada por Arturo Bonín, de 1985. Una milonga lleva el nombre de “San Bautista Bairoletto”, cuyos primeros versos dicen: “Amparaba al que debía / al pobre, al necesitao / al que era castigao / y a aquel que nada tenía. / ¡San Bautista Bairoletto, / la pampa te ha de vengar!”. León Gieco lo homenajea en su disco Bandidos rurales, a partir de una investigación del historiador Hugo Chumbita. Cuando Gieco presentó este disco, en 2002, llegó hasta Mendoza y cantó con Telma el tema “Sólo le pido a Dios”.
Videos:
                                             

             Artículo, Rita Mercedes Chio