Google+ Followers

martes, 10 de noviembre de 2015

Como limpiar tu casa de las malas energías.



Si tu casa está cargada de malas energías o si lo presientes...Por si acaso, hay algunas salidas en todos los casos.

Lo ideal sería que la pongas en manos de un profesional que sepa hacer estas tareas de limpieza energética.

Y como nada es gratis en esta vida...Dejo algunas indicaciones al alcance de todos. Ante nada, abre las puertas y ventanas de toda tu vivienda.

Toma un ramillete de salvia seca, mantenla atada y enciéndela con fuego. Expande el homo por todos los rincones, incluso el patio y jardines.

Además de esto, puedes cada tanto, encender incienso y mirra en forma de sahumerio.

Otra alternativa, es lavarla con agua y vinagre y también tu, toma un baño igual. Mantén baja la tapa del inodoro, lo más posible.

recuerda, siempre hay que ventilar las casa y más si estás tratando de quitar las malas energías, que pueden ser causadas por la envidia, celos o malas experiencias.

Síntomas de estar en una casa con mala vibra:

La circulación de la energía negativa en una habitación tarde o temprano da como resultado continuas discusiones y tensiones tanto verbales como emocionales. Como consecuencia, percibiremos una cierta sensación de tristeza, irritabilidad y malestar cuando entramos en dicho lugar.

Se percibe una disminución de nuestra energía al entrar en el espacio.
 (Una sensación de debilidad y cansancio).

Hay problemas para poder dormir de forma constante y continuada. Tenemos constantes pesadillas.

Sin motivo aparente, nuestra prosperidad o abundancia se verá interrumpida de forma inexplicable.

Diferentes personas (pueden ser miembros de la familia o incluso en algunos casos amistades cercanas) pueden llegar a enfermar de forma grave y frecuente, sin aparente explicación médica.

Surgen problemas de concentración, siendo incapaces de poder centrar la atención en un tema concreto.

Hay que recordar que nuestro hogar y lugar de trabajo es un reflejo de nuestra conciencia, así como los estados espirituales, mentales, emocionales y físicos.



Rita Mercedes Chio