Google+ Followers

martes, 5 de abril de 2016

EL GRITO DE LOS OLVIDADOS


No tiene sonido. El grito de los olvidados se desprende de mucho más allá de la memoria. 

Se trata de los que ya nadie recuerda...Los que han entrado en la segunda y definitiva muerte. 

Existe. Este grito silencioso, se eleva por entre las tumbas con la ayuda de la niebla. Se extiende lentamente, sube y baja por entre las copas de los árboles y paradójicamente, muere con la salida del sol. 
Solo los animales pueden oírlo, especialmente las aves, los pájaros y palomas de los cementerios. 

Quienes estudian este fenómeno, notan que en las tumbas más antiguas, realmente olvidadas y en abandono, las aves se detienen y mueven la cabeza con atención, de la misma forma que lo hacen cuando escuchan algo que les llama la atención. El ave mira hacia la tierra y da señales de estar oyendo algo. 

No se llega a esta conclusión de otra manera, que estudiando la conducta de las aves, según su hábitat y territorio circunstancial. 
Cuando fallece la última persona que recordaba a un ser desaparecido, ya no hay quién lo evoque, por lo tanto, este alma sufre y padece el olvido definitivo. 

Si recorres un cementerio un día de extrema niebla, puede que logres comprobar esto. 

Rita Mercedes Chio