Google+ Followers

jueves, 8 de enero de 2015

TURISMO NEGRÓFILO







Para la mayoría de la gente unas vacaciones ideales consistirían en ir a sitios naturales, lugares famosos y también divertirse. Pero para Mark Dabbs, de 38 años, la vacación perfecta es visitar tumbas de celebridades. Hasta ahora gastó más o menos 65.000 dólares viajando por todos los continentes y visitando el sitio de descanso final de más de 200 personas famosas.

Desde la tumba del legendario Bruce Lee, en Seattle, EE.UU., hasta el ataúd de vidrio del líder comunista Mao Tsé-Tung, en Beijing, China, Mark Dabbs, enfermero inglés, ha viajado a todas partes, excepto a la Antártida, en búsqueda de tumbas famosas. Él dice que todo empezó hace 20 años, cuando visitó la del presidente estadounidenseJohn F. Kennedy, en Virginia, EE.UU. La encontró fascinante y desde entonces no paró de viajar por el mundo buscando tumbas de celebridades, llevando incluso a sus hermanos y a veces a sus novias.


Mark admite que la mayoría de la gente no comparte su pasión por visitar atracciones macabras, pero dice que no puede pensar en otra cosa cuando se va de vacaciones. Considera que cada tumba es un museo que le cuenta la vida de la persona y no le importa gastar miles de dólares todos los años haciendo 2 o 3 viajes para satisfacer su curiosidad. Y le deben quedar varias tumbas para visitar.